Marruecos acelera el ritmo de la termosolar

Marruecos carece de combustibles fósiles y depende de los recursos que importa para satisfacer el 97 % de sus necesidades energéticas. Con el fin de aumentar su independencia energética, se ha embarcado en una misión que busca generar electricidad para suministrar a la región y exportar a Europa.

¿Qué papel desempeñará la CSP en este plan y cómo pueden participar las empresas internacionales?

Heba Hashem

Marruecos, situada en la región más soleada del planeta, el Cinturón del Sol, está expuesta a una intensa radiación directa normal de 6,5 kWh/m2/día. La cantidad de sol que ilumina un kilómetro cuadrado equivale a la energía producida por la combustión de un millón de barriles de petróleo. Con este potencial, y dada la proximidad de este país a Europa, la Agencia Marroquí para la Energía Solar (MASEN, por sus siglas en inglés) lanzó un plan nacional de 9 mil millones de dólares para implementar 2 GW de capacidad de energía solar en Marruecos para 2020.

Despegue con CSP

La primera fase del proyecto, que forma parte de la iniciativa Desertec, incluye la construcción de una planta de CSP con tecnología cilindroparabólica de 160 MW con tres horas de capacidad de almacenamiento a carga completa en la ciudad de Ouarzazate. Para 2015, la planta se ampliará y generará un total de 500 MW, abarcará 2500 hectáreas y estará muy próxima a las líneas de transmisión y a la presa de Mansour Ed Dahbi.

Se espera que esta semana se anuncien los ganadores del contrato de 500 millones de dólares para este proyecto, pero según Reuters, una fuente oficial de la MASEN reveló que recaería en un consorcio liderado por la Empresa Internacional de Agua y Energía de Arabia Saudí (ACWA, por sus siglas en inglés), que ha formado equipo con las empresas de ingeniería españolas Aries IS y TSK Solar para colaborar en el diseño, la financiación, la construcción, el funcionamiento y el mantenimiento de la planta.

Por su parte, la segunda fase del proyecto se dedicará a varias tecnologías de CSP, incluida la de torre y la cilindroparabólica, como se afirmó en una reciente presentación del Banco Africano de Desarrollo. Finalmente, la fotovoltaica será la elegida en la tercera fase.

Pronto se realizará la licitación para la construcción de torres de CSP, de al menos 50 MW, en el complejo solar de Ouarzazate. "Tenemos planeado lanzar el proceso de licitación a finales de 2012 o principios de 2013", indicó Obaid Amrane, miembro del consejo de la MASEN, a CSP Today. Los procesos de contratación pública para la construcción-posesión-explotación-traspaso (BOOT, por sus siglas en inglés) de las plantas energéticas se realizarán en el mercado de un modelo de productor de energía independiente con acuerdos para la compra de energía de 25 años en varios lugares de Marruecos, como Ouarzazate, Ain Bni Mathar, Foum Al Oued, Boujdour y Sebkhat Tah.

 

Desalinización: la única opción

Uno de los mayores alicientes la para nueva construcción de CSP en Marruecos es el riesgo potencial de cortes de agua. Debido a la situación geográfica del país, montañoso en el norte y desértico en el sur, las lluvias se limitan a unas pocas zonas y su volumen disminuye cada año. La combinación de pocas lluvias y zonas de bosques, junto con una creciente población rural, también afecta a la disponibilidad de agua subterránea.

Además, la elevada radiación solar está provocando una evapotranspiración de un 80 % del volumen total de lluvia. Sin más fuentes de agua, su déficit seguirá creciendo incluso si se construyen más presas en el futuro, ya que por sí mismas no movilizarán recursos hídricos per capita.

"El asunto más importante para Marruecos es aumentar sus recursos de agua. La situación en la que se encuentra es muy complicada y la única manera posible de resolverla es con la desalinización de agua de mar. Esto se podría realizar de manera muy eficaz con el calor residual de una estación energética de CSP que esté situada cerca de la orilla", explica el doctor e ingeniero Hani El Nokraschy, vicepresidente del consejo de administración de Desertec, fundador de la alemana Nokraschy Engineering y cofundador de SOLAREC-Egypt, el Centro de Investigación Solar de Egipto.

El dr. Nokraschy señala que el potencial de la costa para CSP es de 300 TWh/año, mientras que la demanda de energía de CSP para desalinización en 2050 será de 1,2 TWh/año, "suficiente, por tanto, para cubrir toda la demanda". Esto puede que explique por qué el gobierno marroquí seleccionó recientemente a TransPacific Energy (TPE), con sede en Nevada, como una de las tres empresas que diseñarán e instalarán un ciclo orgánico Rankine con termosolar de 1 MW. El proceso de conversión de energía y recuperación de calor propiedad de TPE emplea varios fluidos para convertir en energía eléctrica renovable el calor residual de procesos industriales, de solar, de geotérmica, de biomasa y de vertederos.

¿Hay un hueco para Fresnel?

Aunque el primer proyecto de CSP de Marruecos se basa en tecnología cilindroparabólica, el dr. Nokraschy sugiere un enfoque diferente. "Las tecnologías que se vayan a implementar dependerán de las ofertas y la elección de los inversores. Aunque no puedo decir nada al respecto, puedo afirmar lo que yo haría si tuviera que tomar las decisiones. Según el estado de desarrollo en 2012, la tecnología cilindroparabólica parece estar al final de su evolución por sus limitaciones de temperatura, su complicada fabricación y la toxicidad del fluido de transferencia térmica.

"Por tanto, preferiría las tecnologías Fresnel y de torre solar. Las dos emplean espejos prácticamente planos que permiten una mayor participación de producción local. La tecnología Fresnel puede ofrecer una ventaja adicional porque proyecta una sombra sobre el terreno. Esto permite que se pueda plantar bajo el espejo porque está protegido de los abrasantes rayos de sol y, por tanto, ahorra agua para regar".

La sencilla construcción del colector de espejo plano Fresnel también permitiría su instalación sin cimientos sólidos, lo que prácticamente supone la mitad de costes que otros colectores y, en mayor medida, con la ayuda de mano de obra local. Además, el mantenimiento de los colectores no requeriría necesariamente personal muy cualificado, ya que la limpieza periódica de los espejos se automatiza, mientras que el 50-60 % del material necesario se puede encontrar en países en desarrollo, como señaló un informe del dr. Nokraschy y el dr. Abdelaziz Bennouna, miembro fundador de la Cooperación Transmediterránea de Energías Renovables,

Haciendo frente a una demanda de electricidad que aumenta en un 7 % al año, con cortes en el suministro de agua y un déficit comercial cada vez mayor por su fuerte dependencia de las importaciones de combustible fósil, Marruecos está ofreciendo todo lo que puede al desarrollo de energía solar para poder cumplir con la demanda energética local, a las plantas de desalinización que emplean combustible y a la exportación de electricidad para su socio comercial sediento de energía: la Unión Europea.

Para responder a este artículo, escribe a: Heba Hashim

O ponte en contacto con la editora: Jennifer Muirhead

 

blog comments powered by Disqus