El chasco de una "rentabilidad razonable"

Después de siete meses, el gobierno español ha publicado los detalles sobre el programa de remuneración que sustituirá a las tarifas de alimentación. En cualquier caso, no equivale a la cantidad prometida.

Jason Deign

El sector de la CSP español tiene planeado luchar contra una fórmula propuesta para la remuneración de energía renovable después de que los cálculos iniciales muestren que no está a la altura del nivel prometido. El movimiento surge tras la publicación que se ha realizado este mes de los detalles de la escala de pagos que sustituye a las tarifas de alimentación para la energía renovable.

En la legislación que se propuso en julio del año pasado, la administración planeó sustituir todas las tarifas de alimentación de energía renovable por lo que denominó una "rentabilidad razonable". Esto equivalía, aproximadamente, al 7,5 % sobre la vida útil de un proyecto y se aplicaba a todas las plantas que ya estaban en funcionamiento.

Las asociaciones de energía renovable, entre las que se incluye el organismo profesional de la CSP española Protermosolar, acordaron en su momento que la cifra parecía arbitraria y no tenía relación alguna con los costes reales de la financiación de proyectos, que habían tenido en cuenta retornos esperados por debajo del régimen de las tarifas de alimentación.

"Si le hubieran dicho a cualquiera de las empresas españolas que invirtieron en CSP hace cuatro o cinco años que obtendrían el 7,5 %, no habrían invertido en las plantas", indica el dr. Luis Crespo, de Protermosolar.

También había cierto desconcierto con relación a los retrasos a la hora de publicar la nueva metodología para calcular los beneficios de las plantas. En los últimos siete meses, los propietarios de plantas han tenido que seguir operando como si siguiera vigente el régimen de las tarifas de alimentación mientras sabían que las verdaderas tasas de remuneración serían muy inferiores.

Cuando el Ministerio de Industria, Energía y Turismo publicó una guía de 1538 páginas para los diferentes tipos de plantas de renovables este mes, los propietarios de proyectos se apresuraron a evaluar el daño que provocaba en sus libros de balances. La energía eólica y la fotovoltaica solar han sido las más afectadas.

La "rentabilidad razonable" se basa en la vida útil de un proyecto, que significa que cualquier planta que ya ha recibido esa cantidad o una superior mediante el esquema de tarifas de alimentación ya no podrá optar a los pagos. Esto se aplica a todas las instalaciones eólicas construidas antes de 2005, como ocurre en muchos casos.

Se ha desvelado que Acciona, que posee 7,2 GW de energía eólica, se va a enfrentar a pérdidas de 200 millones de EUR al año como resultado del ajuste.

Créditos de bancos

Por su parte, en el caso de la fotovoltaica, el problema es que muchos proyectos se construyeron con el respaldo de créditos de bancos que han tenido que refinanciar a tasas de hasta un 7 % o un 8 %. Esto, básicamente, extingue cualquier perspectiva de beneficio.

Ikea, el fabricante de muebles, fue una de los primeras víctimas destacadas de la sustitución propuesta para las tarifas de alimentación. Le devolvió las llaves de una planta fotovoltaica de 65 millones de EUR con una capacidad de 10 MW al banco Banesto, propiedad del Banco Santander, poco después de que se publicara el nuevo mecanismo de cálculo.

Por otro lado, los que trabajan en el sector de la CSP todavía tienen que informar sobre el impacto. De todas maneras, según Crespo, lo que está claro según una primera lectura de los documentos que publicó el ministerio es que las cifras ni siquiera equivalen a la propia definición del gobierno de una "rentabilidad razonable".

Como se detallóen el sitio en español de CSP Today, el nivel exacto de rentabilidad escogido por el ministerio se basa en el rendimiento medio de los bonos del estado a 10 años más 300 puntos. Actualmente, se trata de un 7,398 %.

Además, Crespo indica: "El hecho es que este recorte se añade a los anteriores. Con las cifras que han utilizado, es bastante pequeño en comparación con los otros, pero cuando se suman todos, estamos bastante por debajo de lo que el gobierno considera una rentabilidad razonable.

"La cantidad exacta difiere de planta a planta pero, ahora mismo, mucho depende de lo que acuerdan los propietarios de las plantas con sus bancos".

Actualmente, Protermosolar está preparando una rotunda refutación a la metodología de cálculo del gobierno.

La Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) está analizando las propuestas del Ministerio y las partes interesadas tienen 20 días a partir de su publicación para presentar sus opiniones.

Enfoque cambiante

De todas maneras, sigue muy abierta posibilidad de cuestionar si un reto de la CNMC obligaría al gobierno a cambiar el enfoque.

El ministro de Industria, Energía y Turismo español, José Manuel Soria,se caracteriza por haber ignorado las conclusiones del regulador energético anteriormente y, según indica Crespo: "Ya hemos intentado llegar hasta él de todas las maneras posibles".

Asimismo, añade que la política del Ministerio parece destinada con determinación a eliminar el apoyo a las renovables con el fin de reducir el déficit tarifario.

Por tanto, todo indica que las propuestas actuales se convertirán en ley y el asediado sector de la CSP español terminará teniendo que llevar su batalla a los tribunales.

De todas maneras, Piet Holtrop, un abogado que vive en Barcelona y lidera los esfuerzos de apelación en nombre de diferentes organismos españoles de energía renovable, cree que la ley de la Unión Europea terminará defendiendo a los propietarios de proyectos.

"Aquí no hay ninguna duda de que la ley aplicable es la de la UE —declara—. Finalmente, las cortes nacionales tendrán que trasladarlo a las cortes europeas para una cuestión prejudicial. Creo que el gobierno es consciente de ello. Solo están causando más problemas.

"Así es cómo se obtuvo el déficit en un principio".

Para responder a este artículo, escribe a: Jason Deign.

blog comments powered by Disqus