El grupo de promotores de MENA está preparado para absorber las ventas de Abengoa

Abengoa desarrolló la central de los EAU Shams 1 en asociación con Total y Masdar cuando buscaba el crecimiento a nivel global.

A la salida de Abengoa de la central Shams 1 seguirá la venta de otros activos globales, pero los promotores más competitivos están decididos a subsanar cualquier laguna en los mercados en expansión del Oriente Próximo y África Septentrional.

El 4 de febrero, el promotor de CSP integrado verticalmente anunció la venta de su 20 % de acciones de la central de 100 MW Shams 1 en Abu Dabi, Emiratos Árabes Unidos, a sus socios Total y Masdar.

La venta forma parte de un programa de desinversiones por parte de Abengoa, cuyo objetivo es evitar la bancarrota, y por tanto se espera una serie de liquidaciones estratégicas notables.
 
Abrumada por la deuda, Abengoa redujo sus objetivos anuales a principios de 2015 e intensificó la venta de activos, pero el precio de las acciones se desplomó en la segunda mitad del año y el 25 de noviembre solicitó la protección de acreedores.

Fuentes cercanas a la empresa revelaron a Reuters que el grupo radicado en Sevilla necesita urgentemente en torno a 300 millones de euros (334,4 millones de dólares estadounidenses) de liquidez antes de que finalice marzo para costear los gastos de explotación, como puedan ser los salarios de sus 24.000 empleados.

Abengoa declaró el 4 de febrero que había recibido ofertas por sus activos no estratégicos por valores superiores a los 100 millones de euros, y que esperaba zanjar todas las transacciones en cuestión de días.

“Estamos decididos a transformar la empresa para adaptarnos a las nuevas circunstancias, pero al mismo tiempo queremos conservar sus características esenciales, tales como la tecnología puntera y la innovación, las cuales han definido el perfil de Abengoa desde sus comienzos”, aseguró José Domínguez Abascal, presidente de Abengoa.

La competencia está preparada

Puesto que es único promotor integrado verticalmente en la industria de la CSP, y el que tiene una cartera más extensa de proyectos termosolares —1,6 GW en funcionamiento y 694 MW en construcción—, la lucha de Abengoa por la supervivencia ha conmocionado a la comunidad internacional de la CSP.

El gigante español de la energía ha desempeñado un papel significativo en el progreso de la tecnología de la CSP. En el Oriente Próximo y África Septentrional (MENA, por sus siglas en inglés), a Abengoa se le reconoce haber construido las primeras centrales de ciclo combinado solar integrado (ISCC, por sus siglas en inglés) de Argelia y Marruecos.
 
La empresa formaba parte del consorcio que construyó la central Shams 1 en 2013, y en 2014 fue uno de los tres consorcios seleccionados por MASEN para licitar para las centrales Noor II y Noor III en Marruecos, las cuales finalmente se concedieron a la saudí ACWA Power.

A principios de 2015, Advanced Water Technology eligió a Abengoa para construir conjuntamente en Arabia Saudí la primera planta desalinizadora alimentada con energía solar a gran escala del mundo, y el verano de 2015 firmó una Declaración de intenciones con el gobierno egipcio para cooperar en el desarrollo de la CSP y la fotovoltaica.

Aunque una disminución de las actividades de Abengoa podría tener repercusiones claras para algunos de los socios de la empresa, Imtiaz Mahtab, presidente de la Asociación del Sector Solar de Oriente Próximo, explicó que debería haber otros promotores internacionales que garantizaran que los nuevos proyectos se ponen en funcionamiento.

“Creo que otros promotores llave en mano tales como ACWA Power, SolarReserve y BrightSource Energy podrían subsanar esa laguna”, afirmó Mahtab.

ACWA Power ya rige el panorama de la CSP en Marruecos. La empresa lidera el desarrollo de los tres proyectos de CSP Noor y ha ofrecido una tarifa competitiva de 15,67 centavos de dólar por kWh para la central de sistema cilindro-parabólico Noor II y 16,31 centavos de dólar por kWh para la central de torre Noor III.

Las licitaciones para las centrales Noor atrajeron inicialmente a Abengoa, a la estadounidense SolarReserve y a BrightSource, todas las cuales fabrican tecnología CSP patentada, así como a la francesa EDF, a International Power de Engie y a la emiratí Masdar.

Mahtab explicó que el mercado debe seguir siendo competitivo, aunque haya menos participación por parte de Abengoa.

“Conforme la región se vuelve más agnóstica —es decir, más interoperable— con la tecnología, las nuevas tecnologías solares deben ser competitivas para conservar su relevancia”, dijo.

“Puesto que el coste medio de generación de electricidad de la CSP es tres veces mayor que el de la fotovoltaica, los promotores llave en mano de la CSP no intentarán mantener los precios altos, aunque haya menos agentes implicados. Encontramos un ejemplo reciente en la victoria de ACWA Power en Marruecos, donde la tarificación se estableció en torno a 15 centavos de dólar [por kWh] con la posibilidad de disminuir aún más el precio”, explicó Mahtab.

Mientras tanto, la licitación de CSP en el Nilo Occidental en Egipto ha demostrado que un gran número de promotores radicados en la región MENA están también preparados para asumir proyectos de CSP. Entre los 14 adjudicatarios que se anunciaron en octubre de 2015 estaban la saudí Al Fanar, la emiratí Masdar, la egipcia Orascom Construction y un consorcio integrado por la egipcia El Sewedy y la española Cobra.

Arabia Saudí, por otro lado, decidió contar con contratas internacionales para la construcción de sus primeras centrales de ciclo combinado solar integrado, y adjudicó a la española INITEC Energia el contrato para Duba-1 y al conglomerado estadounidense GE el contrato para Waad Al-Shamal.

Activos no estratégicos

Castigada por los recortes en España a las subvenciones para las energías renovables, Abengoa ha emprendido una estrategia de expansión a nivel global. En 2014, la empresa declaró unos ingresos de grupo de 7200 millones de euros, de los cuales el 76 % provenía de fuera de Europa. América del Norte represetaba el 32 %, América del Sur el 30 %, África el 9 % y Oriente Próximo y Asia el 5 %.

En el marco de su plan de viabilidad comercial, presentado por las consultoras Alvarez & Marsal y Lazard, Abengoa necesita disminuir los niveles de ingresos en los próximos años en unos dos tercios de los logrados en 2014, según revela un informe de Reuters. La empresa tiene en mente reducir su deuda a unos 3000 millones de euros, de los actuales 8900 millones, asegura el informe.

Abengoa ha reducido su participación en Abengoa Yield en un 15 %, ha vendido varias centrales de CSP a la yieldco y ya ha vendido oficinas en Madrid para satisfacer las demandas de los acreedores.

A principios de diciembre, Reuters informó de que Abengoa estaba dejando de trabajar en sus proyectos brasileños y estaba entablando diálogos para vender o encontrar socios para dichos proyectos. Otros informes han asegurado que la empresa reestructurará su comercio en Chile como parte del proceso de negociación con los acreedores y que Abengoa México no efectuará sus pagos de intereses en dos emisiones de bonos a corto plazo en el mercado local.

Según un informe de Bloomberg, es probable que Abengoa conserve su unidad comercial de tecnología y desarrollo termosolar Abengoa Solar, y Abengoa Water, para mantener el derecho de propiedad de su tecnología y obtener márgenes de beneficio mayores a la hora de desarrollar proyectos.

“Desde una perspectiva operacional, la empresa desarrollará su actividad comercial centrándose en la ingeniería y la construcción con o sin tecnología patentada”, declaró Abengoa el 25 de enero.

Los rigurosos requisitos en cuanto al nivel de deuda establecidos en el plan de viabilidad comercial podrían limitar las posibilidades de Abengoa de asegurar su financiación y participar en los proyectos. Una menor implicación del promotor prácticamente integrado podría allanar el camino a los demás actores para competir y subcontratar a pequeños proveedores de servicios.

A medida que Abengoa reorienta su actividad comercial, centrándola en sus actividades básicas, tras años de expansión a nivel global, la industria de la CSP alberga número cada vez mayor de promotores competentes que pueden entrar en juego y ofrecer licitaciones competitivas para los distintos proyectos.

By Heba Hashem
 
Traducido por Vicente Abella
 
blog comments powered by Disqus