España lucha por liderar la CSP mientras su mercado nacional se estrella

Acciona ha triunfado en el extranjero con la planta Nevada Solar One en EE. UU., Bokpoort en Sudáfrica y Noor 1 en Marruecos. Anunció el mes pasado un beneficio trimestral de 33 millones de EUR, aunque no fue gracias a sus activos en CSP y eólica en España. Esto últimos han perdido 81 millones de EUR, según lo estimado, debido a los recortes.

Las empresas españolas han logrado un liderazgo envidiable en el mercado de la CSP. Sin embargo, la paliza que están recibiendo en casa está afectando también a su capacidad para vender en el extranjero.

Jason Deign

Esta semana, España ha publicado un nuevo proyecto de ley de energía limpia que limitará las ganancias de las plantas energéticas e introducirá acciones retroactivas, para desaliento del ya afectado sector de las renovables.

Según un informe de Bloomberg (en inglés), los generadores de energía renovable ganarán un retorno de la inversión de cerca de un 7,5 % a lo largo de su vida útil. Esta cifra, tal y como añadía el informe, podría revisarse cada tres años y se basa en "el interés medio de un bono soberano de 10 años más 3 puntos de porcentaje".

Sin embargo, los niveles de pago solo se calcularán para los productores a los que no les corresponda recibir una tasa de mercado razonable y se evaluarán por proyecto, para tener en cuenta los diferentes parámetros, que podrían establecerse en una orden ministerial independiente.

Asimismo, el nuevo decreto se aplicará de manera retroactiva a programas activos desde julio de 2013 en un intento por reducir el creciente coste de las ayudas a plantas de energía limpia, que generan casi un tercio de la electricidad de España.

Obstaculizando la actividad en el extranjero

La legislación del gobierno, que ha paralizado el sector de la CSP en España, ahora está obstaculizando su capacidad para vender sus destrezas en el extranjero, según indicó un portavoz del sector.

El dr. Luis Crespo, secretario general del organismo industrial Protermosolar, indica que las empresas españolas están viéndose obligadas a limitar sus gastos en nuevas actividades empresariales debido a los salvajes recortes que impuso la administración española al sector de la energía renovable a principios de este año.

"Los recortes han sido brutales —indica—. Ejecutar proyectos en el extranjero requiere dinero. Estos recortes no solo ponen en entredicho la capacidad de las empresas para devolver los préstamos que han pedido, también hacen dudar de su capacidad para la exportación".

Para las empresas de CSP españolas que han liderado el desarrollo del sector global de la CSP en los últimos años, la situación es irritante por dos motivos.

El primero de ellos es que el mismo gobierno que está tratando de acabar con las perspectivas de la CSP en casa, está impulsando sus logros en el extranjero en un intento por atraer inversión de fuera.

Líderes mundiales

La Marca España es una campaña que se ha lanzado para promover la economía española en el extranjero y cita a Acciona, Abengoa y Sener como algunas de las empresas que han "convertido a España en un líder mundial en energías renovables".

Asimismo, también se menciona a Isofotón, una empresa vinculada a la fotovoltaica que se encontraba entre las 10 más importantes a nivel global. Sin embargo,  ahora está en quiebra (en inglés) por culpa del ataque del gobierno al mercado solar.

El segundo origen de esta frustración es que los medios legales que tienen disponibles las empresas españolas para luchar contra el gobierno son todavía más limitados que los que existen para sus colegas extranjeros.

Los inversores de CSP extranjeros pueden cuestionar los recortes en el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones (CIADI, por sus siglas en inglés) del Banco Mundial. Un número récord ya lo ha hecho e InfraRed Capital Partners, este mes, se ha convertido en el sexto inversor consecutivo en presentar una reclamación.

Por su parte, los participantes españoles tienen que luchar a través del lento sistema legal del país, donde el progreso no se ve ayudado por los largos retrasos del gobierno a la hora de promulgar la legislación.

Las empresas de CSP españolas, para ser precavidas en lo vinculado a las relaciones con los líderes, se muestran reacias a comentar asuntos relacionados con el mercado. Pero hay signos de que, por alguna razón, podrían estar limitando sus actividades.

Jasmeet Khurana, de Bridge to India, comenta por ejemplo lo siguiente: "Abengoa había permanecido activo en el mercado indio de la CSP. También han realizado algunos proyectos de demostración aquí [pero] no creo que vuelvan a interesarse por el mercado de la India".

Y Abengoa Solar es, sin ninguna duda, la empresa de CSP española que más éxito ha tenido en el extranjero. Cuenta con plantas en funcionamiento o en fase de construcción en Argelia, Chile, México, Sudáfrica, los Emiratos Árabes Unidos y Estados Unidos.

Comprometidos con la CSP

De todas maneras, Abengoa sigue claramente comprometido con el desarrollo de proyectos de CSP a nivel internacional. Ahora tiene uno en marcha con el Laboratorio Nacional de Energías Renovables de EE. UU. para desarrollar sistemas de almacenamiento de energía térmica.

"La verdad es que Abengoa está apostando fuerte por la investigación y el desarrollo —comenta Ed Cahill, analista de inteligencia solar en la empresa estadounidense Lux Research—. Están tratando de crear sistemas más baratos y eficientes".

También están planeando la salida a bolsa en EE. UU. de una filial que gestionará 710 MW de sus activos de generación de energía renovable.

No se sabe hasta qué punto esto incluye a plantas que se han visto afectadas por los nuevos cambios en la legislación española ni si la filial estadounidense será capaz de retar a la administración española a través del CIADI.

Por otro lado, aparte de Abengoa, Acciona también ha triunfado en el extranjero con la planta Nevada Solar One en EE. UU., Bokpoort en Sudáfrica y Noor 1 en Marruecos, donde está trabajando junto a sus compatriotas Sener y TSK.

Asimismo, Acciona anunció el mes pasado un beneficio trimestral de 33 millones de EUR. aunque no fue gracias a sus activos en CSP y eólica en España. Esto últimos han perdido 81 millones de EUR, según lo estimado, debido a los recortes.

El problema para empresas como Abengoa y Acciona es que, a falta de un mercado local, han tenido que lanzar sus redes muy lejos para obtener nuevas oportunidades en CSP y el hecho de contar con recursos limitados a los que poder recurrir podría frenar sus oportunidades.

Las dos empresas, por ejemplo, han apostado por el mercado estadounidense. Pero ahora, según indica el director de investigación solar de GTM Research, MJ Shiao: "Aparte de algunas plantas que estaban conectadas o se conectarán pronto, el desarrollo de CSP ha sido lento y ha sufrido muchos retrasos".

Por su parte, en España, la CSP consiguió una cifra récord mundial en mayo al suministrar un 3,8 % de la producción de electricidad total. De todas maneras, con un sector que gasta todos sus recursos en perseguir negocios en otros lugares, no hay nada que celebrar. Y seguro que habrá mucho menos en los meses que sigan al último golpe al sector que ha dado el Partido Popular, el partido de centro derecha que gobierna en el país.

Para responder a este artículo, escribe a: Jason Deign.

blog comments powered by Disqus