Los inversores globales se enfurecen por el cambio legislativo en España

A los inversores de CSP internacionales se les está acabando la paciencia con el gobierno español mientras los legisladores se preparan para aprobar unas medidas que acabarán con el mercado.

Jason Deign

Las cosas se van a poner feas en España. Como señaló anteriormente CSP Today, la administración española está planeando nuevas medidas fiscales que el sector cree que podrían incrementar sus costes hasta en un 20 %, básicamente porque fastidian los planes a los inversores.

Y mientras se acaba el tiempo para abordar el hecho de que la ley discrimina de manera activa a la CSP, los partidarios globales del sector están preparando planes para luchar contra el gobierno en la Corte Internacional de Arbitraje.

Como el origen del problema procede del enorme déficit tarifario de España, que está previsto que llegue a los 30 mil millones de euros a finales de año y que podría llevar hasta 30 años saldar esa deuda, según el secretario de Estado de Energía, Fernando Marti. Todo el mundo en España está de acuerdo con que se tiene que acabar con el déficit.

La cuestión es cómo. El grupo de presión de la energía renovable afirma que cree que podría ayudar el reducir los beneficios inesperados que las cinco grandes empresas eléctricas de España obtienen gracias a las plantas hidráulicas y nucleares cuyas cuotas están completamente pagadas. Por su parte, las cinco grandes empresas abogan por recortar las ayudas a la energía renovable.

De todas maneras, por el momento, parece que las cosas han ido, más o menos, a favor de estas cinco empresas.

Aunque en 2011 España proporcionó en torno a una décima parte de todas las ayudas a energía renovable que se ofrecieron en el mundo, según las cifras de la Agencia Internacional de Energía, el sector fotovoltaico del país, que representa a la mayor parte de las tarifas de alimentación, prácticamente se ha paralizado por las últimas leyes.

Esto ha llevado a los inversores en fotovoltaica internacionales a demandar al gobierno en el marco de los términos del Tratado sobre la Carta de la Energía, del cual España es un país firmante. Ahora parece que el proceso va a repetirse con la CSP y con lo que el sector termosolar considera que es bastante menos justificativo.

El último intento del gobierno por abordar el problema del déficit tarifario, a través de una propuesta de ley de sostenibilidad energética, incluye una tasa general del 6 % para todas las formas de generación energética.

Ley discriminatoria

Los que están involucrados en el sector señalan que esto discrimina a la energía renovable porque su nivel de retribución lo fija la ley y cualquier coste añadido no podría repercutir en los clientes, como seguramente ocurrirá con la carga fiscal que las eléctricas tendrán que soportar por la generación de energía tradicional.

Además, está previsto que la CSP se vea doblemente afectada debido a que la nueva legislación incluye la eliminación de una tarifa de alimentación para toda la energía producida en plantas termosolares que empleen gas natural.

Puede tratarse de algo secundario, pero como esta energía generada a partir de gas anteriormente podía optar a una tarifa de alimentación, todos los desarrolladores de CSP españoles incluyeron generación ocasional a partir de gas en sus operaciones diarias y en sus planes empresariales.

Este recorte supondría una reducción en los beneficios de la CSP de hasta un 15 %, que junto con la tasa adicional, podría eliminar por completo cualquier perspectiva de que los inversores obtuvieran un retorno decente de sus intereses en termosolar.

El sector termosolar español ha ejercido una fuerte presión para que eliminaran esta cláusula al argumentar que los ahorros que logrará están lejos de superar el valor del sector termosolar para la economía del país.

Sin embargo, todo ha sido en vano: parece un hecho que la ley va a entrar en vigor, básicamente sin ningún cambio, en enero. "Se trata de una medida retroactiva porque cambia las reglas del juego cuando este apenas ha comenzado", señala una fuente cercana al sector.

Los inversores extranjeros, que poseen más de un tercio del capital invertido en plantas de CSP en España, no están preparados para adoptar el cambio con resignación. Según los comunicados de prensa, en torno a 50 inversores institucionales con propiedades en el mercado termosolar español están ahora mismo preparándose para luchar.

Arbitraje internacional

Un inversor declaró a CSP Today: "Hay varios fondos que están analizando si llevar al Reino de España ante un tribunal internacional de arbitraje precisamente por este cambio en el marco regulatorio. No nos han dejado otra alternativa

Si el tribunal lo admite a trámite, según los datos, se tratará del tercer caso en contra de España desde que se firmó el Tratado sobre la Carta de la Energía. Además, no se debería infravalorar el impacto que tendría en la confianza en el país por parte del inversor.

"En nuestro caso, cada vez es más difícil lograr que algo se apruebe en nuestro comité de inversión debido a la incertidumbre que existe en España", declara Jaime Héctor, socio de Eiser Infrastructure Partners, empresa de inversión en CSP con sede en Londres.

"Y en sectores en los que la remuneración depende principalmente del gobierno, las medidas actuales del gobierno hacen que sea casi imposible".

Otra consideración que hay que tener en cuenta es cómo podrían afectar estas percepciones a la calificación crediticia del país ya de por sí maltrecha.

Borja Monforte, director asociado de transporte y empresas de servicios públicos de Europa, Oriente Medio y África en Fitch Ratings, cree que las medidas propuestas en el anteproyecto de ley no incluyen cambios retroactivos.

Pero, añade: "Un posible cambio retroactivo en el futuro para la energía renovable podría tener un impacto negativo en la disposición de los inversores extranjeros. Es difícil afirmar sí afectaría todavía más a la prima de riesgo pero probablemente no ayudaría a reducir el diferencial".

Para responder a este artículo, escribe a: Jason Deign

O ponte en contacto con la editora: Jennifer Muirhead

 

blog comments powered by Disqus