Para el ministro saudí la energía solar debería impulsar el crecimiento nacional

Imagen cortesía de: swisshippo

El viceministro de Economía y Planificación de Arabia Saudí, el Dr. Ibrahim Babelli, afirmó el 25 de mayo en la conferencia MENASol 2016 que su país podría satisfacer la creciente demanda de energía simplemente con los nuevos proyectos solares con almacenamiento de energía.

“Verdaderamente deberíamos empezar a prescindir de las centrales eléctricas que emplean combustibles fósiles considerar únicamente la solar como el futuro de la energía en Arabia Saudí”, afirmó.

En calidad de jefe de estrategia de la Ciudad del Rey Abdullah para las Energías Atómica y Renovables de Arabia Saudí desde 2010 a 2015, Babelli lideró el desarrollo de los nuevos marcos regulatorios para la energía renovable y nuclear.

Arabia Saudí ha ido a la zaga de otros países de la región de Oriente Próximo y África Septentrional (MENA, por sus siglas en inglés) en cuanto al desarrollo de energías renovables, pero el nuevo plan de acción Visión 2030 del Reino establece el objetivo de 9,5 GW de renovables de aquí a 2023, junto con el lanzamiento de nuevos proyectos de industrialización a gran escala. El programa de energías renovables estará liderado por el nuevo Ministerio de Energía, Industria y Recursos Minerales.

La creciente demanda de potencia de base para impulsar el crecimiento industrial debería satisfacerse mediante el objetivo de desarrollo de fotovoltaica (PV) y de energía termosolar de concentración (CSP), explicó Babelli.

“La ventaja que ofrece la CSP tendría que ser ya algo obvio en Arabia Saudí”, dijo.

En las regiones con alta radiación solar, la fotovoltaica con baterías se considera como la solución solar más económica para intervalos de almacenamiento de unas pocas horas, mientras que las centrales de CSP ofrecen costes de generación muy bajos gracias a periodos de almacenamiento más prolongados.

La combinación de fotovoltaica y CSP con almacenamiento permitiría a Arabia Saudí satisfacer los picos de demanda estacionales y costaría menos que la nueva generación de nuclear a gran escala, según explicó Babelli a los asistentes de la conferencia.

El viceministro instó a los consultores y promotores internacionales del sector solar a confeccionar sus planes de actividad comercial partiendo de los perfiles de demanda eléctrica de Arabia Saudí y evitar hipótesis basadas en otros mercados solares, como el de Alemania.

Hasta la fecha, los consultores han llegado a Arabia Saudí aplicando “un modelo único de validez universal”, y esto ha frenado el crecimiento en el Reino, aseguró Babelli.

“Este es el motivo fundamental por el que apenas ha habido movimiento en Arabia Saudí desde hace seis años”, aseguró.

Además de los beneficios en materia de costes, la generación solar descentralizada proyectada reducirá el riesgo de caída del suministro eléctrico por interrupciones prolongadas de las centrales, agregó.

Las principales firmas respaldan la solar y la eólica

Según explicó Adrea Lovato, director ejecutivo de desarrollo comercial del promotor de renovables ACWA Power a los participantes de la conferencia, Arabia Saudí y China son los dos mercados decisivos que podrían potencialmente estimular el desarrollo masivo de la CSP.

La floreciente industria de energías renovables en Arabia Saudí integra compañías como ACWA Power, Abdul Latif Jameel y Polysilicon Technology Company.

Saudi Aramco, el gigante nacional del petróleo, ha incrementado su participación en el espacio de las energías renovables y está considerando desarrollar proyectos eólicos, así como solares “desde un punto de vista tecnológicamente neutro”, explicó Tim Polega, jefe del programa de energías renovables de Saudi Aramco.

“Conforme empiece a implantarse el programa de renovables en el Reino, se prevé que las empresas [saudís] asumirán papeles cada vez más preponderantes, pero también se espera una amplia participación internacional”, afirmó Polega.

Las empresas saudís han invertido cerca de 5500 millones de dólares americanos en proyectos renovables a escala global, y el plan comprometido de aquí a 2018 ronda los 16000 millones, pese a que muy poco de este dinero está destinado a Arabia Saudí, dijo.

Marruecos es uno de los países de Oriente Próximo y África Septentrional que ya ha desempeñado una función primordial en el impulso del crecimiento solar y eólico en la región.

“Tenemos el objetivo de un 52 % de potencia eléctrica instalada renovable de aquí a 2030, que deberá provenir de solar, eólica e hidroeléctrica. Así que se está otorgando gran importancia a las tres tecnologías”, explicó Mohamed Sahri, director de proyecto en la Agencia Marroquí para la Energía Solar (MASEN), ante los participantes.

La MASEN tiene previsto convocar la preselección para el proyecto de CSP-fotovoltaica Noor Midelt en las próximas semanas y prevé empezar el desarrollo de Noor Tata, otro proyecto solar híbrido, antes de que finalice el 2016.

La MASEN espera que los tres proyectos, que desembocarán en la central de 170 MW Noor PV I —la primera fotovoltaica a escala comercial del país—, logren el cierre financiero a principios de 2017.

CSP Today

Traducido por Vicente Abella

 

blog comments powered by Disqus