Promotores establecen vínculos con la cadena de suministro china en busca de una ventaja competitiva

Imagen cortesía de: Only5

La creciente confianza en los planes de tarifas de alimentación de China ha contribuido a la oleada de nuevas propuestas de proyectos por parte de diversas empresas internacionales que persiguen optimizar las oportunidades que brinda la cadena de suministro en el país.

China se ha convertido en un imán para los promotores internacionales desde que se comprometió a aplicar una tarifa de alimentación (FiT, por sus siglas en inglés) y a construir 10 GW de potencia eléctrica de aquí a 2020 como parte de su vigesimotercer plan quinquenal (2016-2020).

El crecimiento de la CSP previsto para China triplicará la potencia instalada de CSP a escala global hasta 15 GW y contribuirá a disminuir los costes globales de generación.

En el último año, las promotoras estadounidenses SolarReserve, BrightSource Energy y 247Solar, así como la sueca Cleanergy, la alemana FRENELL y la israelí Ener-T, han anunciado que participarán en el programa de CSP de China.

La Administración Nacional de la Energía de China ha preseleccionado ya más de 20 propuestas de proyectos de CSP para construir una potencia total de 1 GW en la primera ronda de ofertas del programa.

Eric Frazier, vicepresidente de desarrollo comercial en la promotora estadounidense Skyfuel, explicó a CSP que se prevé que la FiT para la primera ronda se establezca “en torno a 1,1 CNY/kWh” (16 cts./kWh).

Bruce Anderson, director ejecutivo de la promotora de tecnología de CSP 247Solar, vaticina un resultado similar.

“Llevan hablando sobre la FiT desde hace más de dos años. La buena noticia es que durante esos dos años el debate siempre ha girado en torno al intervalo de 18-21 cts. [/kWh]. Por tanto, opino que hay un alto grado de confianza habida cuenta de que el precio se ha mantenido sistemáticamente en ese intervalo”, dijo Anderson a CSP Today.

La radiación directa normal (DNI, por sus siglas en inglés) anual fluctúa desde niveles de alrededor de 2500 kWh por metro cuadrado en el oeste del país, incluidas algunas regiones de Qinghai, Gansu, Mongolia Interior, el Turquestán chino y Tíbet, hasta niveles inferiores a 700 kWh por metro cuadrado en el sureste.

Aunque no todas las regiones de China presentan niveles idóneos de DNI, muchas regiones están despobladas y podría obtenerse grandes beneficios al optimizar la capacidad de fabricación en el país.

Costes competitivos

En abril, 247Solar anunció que había formado una empresa en participación con Shenzhen Enesoon Science and Technology, la cual tiene por objeto construir hasta 1000 MW de proyectos en China de aquí a 2021.

Esta empresa en participación ha adquirido la licencia de fabricante en exclusiva de los módulos de 247Solar, lo que le permitirá construir centrales eléctricas además de vender componentes a otros promotores del país.

“Desde el principio nos fijamos en la dirección que había tomado la energía eólica y la fotovoltaica, y en que su forma de disminuir los costes había sido mediante la producción en fábrica. Así que adoptamos el método de producción en masa”, explicó Anderson.

“Creemos que la construcción de 1000 MW de centrales de CSP en China nos permitirá, siendo realistas, situarnos en el intervalo de 6 a 8 cts./kWh de aquí a 2021”, aseguró.

La alemana Frenell también tiene intención de introducir su tecnología de sales fundidas directas en China y sacar provecho de las capacidades de fabricación del país.

Frenell, creada por los fundadores de Novatec Solar, calcula que su sistema modular de CSP puede suministrar electricidad a entre 0,4 y 0,8 CNY/kWh (6 y 12 cts./kWh) según las condiciones de irradiación de China.

Centro de fabricación

Frenell espera que la capacidad existente en China de producción en masa de tubos absorbedores de vacío favorezca la fabricación de tecnología automatizada de la empresa para elementos reflectores primarios.

Según explicó a CSP Today Max Mertins, responsable de tecnología de Frenell, esta capacidad existente debería servir para garantizar que todos los componentes del campo solar se puedan producir en masa en China.

BrightSource también tiene intención de emplear equipamiento fabricado localmente en sus proyectos de CSP.

“Tenemos la esperanza de que, junto con nuestro socio Shanghái Electric, podamos construir una central que utilice la tecnología de BrightSource, así como tecnología china, en virtud del programa piloto de 1 GW”, explicó Joseph Desmond, primer vicepresidente de márquetin y asuntos gubernamentales en BrightSource.

La central de 50 MW Delingha de la empresa China General Nuclear Power Group también emplea una gran parte de contenido nacional. La central está en fase de construcción y será la primera central comercial de CSP de China cuando entre en funcionamiento en 2017.

Dongfang Electric ha proporcionado a Delingha la turbina, Harbin Turbine suministrará el generador de vapor y han contratado a Shandong Sunway Petrochemical Engineering como empresa de ingeniería, adquisición y construcción para el fluido de transferencia de calor y el sistema de almacenamiento térmico de energía.

Según SkyFuel, la localización es un elemento crucial para el éxito a largo plazo en China.

“Mediante la localización es posible reducir con facilidad los costes de envío y los aranceles de importación. Sin embargo, el factor realmente importante del mercado chino es que hay muchos incentivos disponibles para el desarrollo de la fabricación”, dijo Frazier.

Entre estos incentivos están la provisión de tierra libre, subvenciones, desgravaciones fiscales y una consideración preferente del producto en determinada región.

“Hay que identificar y utilizar estos incentivos para reducir drásticamente los costes de construcción de una planta de fabricación en China”, explicó Frazier.

  Empresas en participación entre promotores de CSP extranjeros y firmas chinas

Potencial de exportación

Cleanergy, un proveedor sueco de sistemas Stirling de CSP, ve a China como un centro de exportación potencial para los mercados nacionales e internacionales.

Esta empresa ha solicitado tres proyectos de 50 MW en la última ronda de ofertas de China y tiene intención de sacar el máximo rendimiento posible a la capacidad de fabricación local, según declaró Bjorn Odenbro, primer vicepresidente de Cleanergy para la Gran China.

En palabras de Odenbro, la empresa empezará con el aprovisionamiento a escala nacional del sistema de refrigeración para el motor, y seguirá con la ingeniería y construcción, espejos de disco, estructuras, sistemas de control eléctrico y cableado.

“Para muchos de estos elementos ya hemos entablado diálogos con potenciales socios chinos y esperamos fabricar los discos para el primer proyecto de 50 MW de China”, aseguró Odenbro.

“Prevemos que también podremos suministrar estas piezas desde China para proyectos fuera del país”, dijo.

Por Heba Hashem

Traducido por Vicente Abella

 

blog comments powered by Disqus