El proyecto Palen y la política del sentido común

En las últimas semanas, he estado recibiendo llamadas y correos electrónicos de apasionados de la tecnología de torre CSP, en los que me pedían que les aclarase el panorama del mercado para su segmento.

Belén Gallego 

Estrictamente hablando, si se analiza la cartera, las cifras todavía parecen reconfortantes. Los datos que aparecen en el Global Tracker de CSP Today muestran una clara tendencia al alza en el caso de las plantas de torre.Cuanto más avanzamos en el tiempo, más se intensifican los proyectos de torre.

No obstante, apasionados de las torres, lamento ser la portadora de malas noticias, pero vuestro trabajo acaba de complicarse bastante. El viernes 26 de septiembre, recibimos la noticia de que Palen, el mayor proyecto propuesto en EE. UU. había sido retirado (en inglés) por parte de Palen Solar Holdings, el consorcio formado por BrightSource Energy y Abengoa para desarrollar el proyecto.

Hay muchos buenos motivos por los que podría haberse retirado el proyecto. La obtención de permisos estaba prolongándose demasiado y estaba dejando un plazo muy ajustado para las fases de desarrollo y construcción, ya que la planta debía estar conectada a la red para 2016 a fin de poder optar al incentivo del crédito sobre el impuesto a las rentas. Los desarrolladores también podrían haberse dado cuenta de que los costes de mitigación del riesgo medioambiental eran demasiado elevados.

BrightSource Energy y Abengoa conocen bien el sector de la CSP. Y, dado que juntos cuentan con más de 600 MW de CSP en funcionamiento en EE.UU., también tienen una idea bastante buena de lo que cuesta desarrollar un proyecto allí. Por tanto, si han optado por retirarse probablemente se deba a un buen motivo.

El desarrollo de proyectos en EE. UU. tiende a ser muy lento y complicado. BrightSource Energy y Abengoa ya han luchado valientemente antes contra varios retos en este proyecto. Desde el punto de vista medioambiental, las torres cuenta con una mala, y bastante injusta, reputación. Solo hay que analizar la publicidad negativa que atrajo el proyecto Ivanpah después de que se publicaran determinadas cifras sobre la mortalidad de aves.

Estas preocupaciones medioambientales se han sacado de contexto. Han muerto más aves por culpa de los gatos, los aviones y las operaciones militares, pero es difícil cambiar la opinión pública. Y, por tanto, este anuncio va a ser un contratiempo considerable para el desarrollo de torre en todo el mundo.

No obstante, la cuestión es si el hecho de que este proyecto no salga adelante es un asunto de sentido común, y todos nosotros debemos estar contentos si este es el caso, o si simplemente es el resultado de que el terreno de juego no está nivelado en lo que se refiere a este tipo de proyecto.

Un buen ejemplo es que las tres torres de Ivanpah están empleando tanta agua en un año como se utiliza para dos hoyos de un campo de golf cercano en un mes. Además, se obligó a Ivanpah a utilizar enfriamiento en seco para ahorrar agua, un bien preciado en Las Vegas. Pero, ¿es justo esto si no esperamos que otros proyectos, como el campo de golf, hagan lo mismo?

Incluso si, en realidad, los motivos para retirar el proyecto fuesen completamente diferentes y totalmente razonables, la consecuencia es que los desarrolladores de torre de todo el mundo tienen que empezar a trabajar en sus planes de mitigación del riesgo de muerte de aves porque, debido a la publicidad que ha girado en torno de Palen y otros proyectos de CSP, es algo que se les va a pedir. Les insto a que empiecen lo antes posible, así podremos dejar atrás este triste capítulo.

 

blog comments powered by Disqus